Pautas para elaborar un Informe de Lectura

Pautas para la elaboración de un informe de lectura

El informe de lectura es uno de los tipos de trabajos escritos más solicitados por los profesores a sus estudiantes. Su valor pedagógico radica, por un lado, en que motiva la lectura de textos clave vinculados con los géneros discursivos de una disciplina específica y, por otro, favorece la producción –por parte del estudiante- de textos expositivo-explicativos, descriptivos, analíticos, interpretativos y argumentativos.

Esto es posible porque el estudiante, luego de leer comprensiva y críticamente, asume la labor de escritor que busca dar cuenta de lo leído. Y ya sabemos la importancia que tiene este proceso en el aprendizaje y la construcción de conocimiento, porque:

El que realiza el informe de lectura se ve sujeto a una reflexión y una voluntad de conocimiento, tomando una posición objetiva y subjetiva a la vez: objetiva, porque toma distancia para no dejar de lado aspectos importantes de la lectura; subjetiva, porque entra en juego dos aspectos: uno, la reflexión pertinente y oportuna, donde los conocimientos previos pueden relacionar o ampliar la información, y dos, la autonomía para redactar, según su estilo, el informe de lectura (Goyes, s.f., p. 1).

Por lo tanto, el informe de lectura es un nuevo texto que surge del proceso de comprensión lectora aplicado por el estudiante. Ese texto que resulta de la lectura seria, metódica y orientada de un texto fuente adquiere independencia y se puede mostrar como una producc ión autónoma puesto que un tercer lector puede leerlo e interpretarlo sin necesidad de haber leído la obra fuente. Eso hace que la redacción de informes de lectura sea una actividad de notoria relevancia en el ámbito académico porque el estudiante estructura su pensamiento y adquiere elementos para asumir puntos de vista críticos y debidamente argumentados, y prepararse para la escritura de otras tipologías académicas como ensayos y monografías.

La realización de un informe de lectura puede lograrse a partir del fragmento de una obra, de la obra completa o de varios textos que guardan cierta afinidad temática o discursiva y entre los cuales se establecen relaciones significativas. El informe, sin embargo, debe guardar fidelidad a los conceptos y al lenguaje propio de la disciplina o la especialidad temática. Por ello, es importante que el estudiante conozca algunas pautas generales y recomendaciones para la elaboración de informes de lectura.

El informe de lectura, sin embargo, no está sujeto a un único modelo para su estructuración. De hecho, existen varias guías de elaboración; la más común es la que corresponde a la estructura descriptivo-analítica, que se compone de las siguientes partes:

  • Encabezado.

    En este apartado deberá estar escrito el nombre y curso del estudiante, nombre de la asignatura y fecha

  • Título

  • Introducción

    Incluye el objetivo del informe, la justificación y una breve descripción de las partes en que está estructurado el informe.

  • Cuerpo o desarrollo del informe de lectur

    Basado en los capítulos, partes o secciones en que está dividido el texto fuente

  • Conclusiones

  • Referencias Bibliográficas

El estudiante debe asumir que el informe de lectura no es un mero resumen del texto fuente, no es la sola relación inconexa de las ideas centrales del texto leído. Más bien es una construcción que da cuenta de la estructura del texto fuente, ofrece el contexto de la obra y de su autor, analiza los temas centrales y propone una argumentación acerca del valor de la obra.


Referencias Bibliográficas.

Lopera, H. (s.f.). El informe de lectura. Recuperado de http://caribe.udea.edu.co/~hlopera/Web-
etica/Informe_de_lectura.html

Valencia, William (2011). Guía para realizar el informe de lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *